Partes de Prensa

Analizan un Proyecto de Ley para regular el uso de equipos láser en tratamientos médicos y estéticos

La iniciativa plantea regular la instalación y el uso de equipos láser y dispositivos de luz pulsada intensa de empleo médico o estético. Se busca evitar consecuencias en la salud de los usuarios por eventual falta de idoneidad de los operadores o por falta de habilitación de los equipos.

Para trabajar sobre un Proyecto de Ley que plantea regular la verificación, instalación, uso y habilitación o autorización de equipos láser y dispositivos de luz pulsada intensa, de empleo médico o estético, la Comisión de Salud Pública y Seguridad Social del Senado recibió al médico Julio Vilchez, profesional de la salud con expertíz en el tema.

El encuentro fue encabezado por el senador, Manuel Pailler y contó con la participación de sus pares, Carlos Ampuero; Leopoldo Salva; Carlos Rosso, Sonia Magno y Walter Cruz.

El proyecto, que llega con la aprobación de la Cámara de Diputados, impulsa la regulación de la actividad que llevan adelante los operadores de equipos de depilación laser con el fin de garantizar a la población usuaria del servicio que estén capacitados para su manipulación y a la Autoridad de Aplicación la facultad para habilitar el funcionamiento de equipos e instalaciones.

Por estética, pero también por alteraciones hormonales

Vilchez sostuvo que la práctica de depilación mediante láser y luz pulsada no solo constituye una práctica con fines estéticos, sino que muchas personas la utilizan para solucionar problemas de salud derivados del excesivo crecimiento del pelo en algunas zonas del cuerpo.

Al respecto dijo que, del total de tratamientos, el 80% son de tipo estético, siendo la proporción del 70% en mujeres y 30% en varones; pero el restante 20% se dan por problemas de salud, dado que, en el caso de Salta, existe prevalencia de casos de patologías como el hipotiroidismo, que provoca un crecimiento de pelo muy grande en varias zonas del cuerpo, lo que en el caso de adolescentes trae aparejados problemas sociales como el bullying, que pueden derivar en trastornos psicológicos.

Por tal motivo consideró que estos tratamientos deben ser tomados como un problema de salud pública y deben ser supervisados por profesionales de la salud, tales como médicos, kinesiólogos o enfermeros debidamente capacitados y aplicados con equipos autorizados por la ANMAT, para evitar problemas que ya sucedieron, tales como quemaduras en el cuerpo por efectos de mala praxis.

Sostuvo que en Salta últimamente proliferaron equipos láser de fabricación China, India o Singapur, que no están habilitados por ANMAT, cuando existen otros de origen nacional, alemán o israelí, que si cuentan con la aprobación y cuyo costo asciende hasta los 30 mil dólares. Además, las aplicaciones se están dando en peluquerías, salones de belleza y hasta en domicilios, donde no están dadas las condiciones de higiene y seguridad necesarias.

Finalmente sostuvo que, de aprobarse la Ley, Salta pasaría a ser la primera provincia en regular esta actividad.

Por su parte, los legisladores observaron la necesidad de introducir modificaciones en el proyecto a los fines de precisar sus alcances y remarcaron la necesidad de otorgar la debida importancia a un tema que excede lo meramente estético.