Zottos pidió obras de agua y energía para posibilitar el desarrollo de Tartagal

Una profunda discusión que asigne el nivel de prioridades en materia de obras pidió el senador Andrés Zottos, en el transcurso de los actos con motivo del 92° aniversario de la ciudad de Tartagal y su santo patrono, San Antonio de Padua.

En diálogo con distintos medios de comunicación, Zottos reiteró la necesidad de encauzar el diálogo entre legisladores, intendentes y consejos económicos y sociales departamentales, a fin de poder direccionar correctamente los fondos que asignará la Provincia para ejecutar obras de infraestructura.

En ese marco, sostuvo como prioridades las obras de provisión de agua potable y energía, por considerar que van a mejorar la calidad de vida de los vecinos y a posibilitar la llegada de inversiones destinadas a dar valor agregado a la materia prima.

“Todas las obras son bienvenidas pero hay prioridades, como el agua y la energía. Se deben reactivar los pozos de gas de la zona porque hoy la Argentina paga un 53% más el gas que entra por el puerto de chile y eso hizo que al vecino le lleguen aumentos de tarifas de hasta un 1.200%, aunque ahora haya quedado con un aumento del 400% para consumo familiar y 500% para las pymes”, sostuvo.

Zottos reiteró que el 20% del crédito de los U$S 350 millones que tramita la Provincia deberá ser discutido con seriedad por intendentes, legisladores y consejos consultivos, para que se invierta con responsabilidad y recordó que faltan unos 800 millones de pesos para completar las obras del Fondo de Reparación Histórica.

Jornada festiva   

Las actividades por el 92° aniversario de Tartagal comenzaron minutos antes de la medianoche en plaza San Martín con un festival folclórico que tuvo la actuación estelar de Oscar “Chaqueño” Palavecino, que entonó el feliz cumpleaños y luego ofreció su repertorio hasta bien entrada la madrugada.

También se homenajeó a distintas personalidades y se repartió una torta gigante entre los presentes.

Este unes por la mañana las actividades incluyeron izamiento de banderas en la plaza principal; Tedeum en parroquia La Purísima y el tradicional desfile cívico militar, encabezado por el gobernador, Juan Manuel Urtubey.

Finalmente, en horas de la tarde se concretó la procesión por las calles de la ciudad con la imagen de San Antonio de Padua, para la cual arribó el obispo de Orán, Gustavo Zanchetta.

“92 años no significa mucho ni poco en una ciudad que creció de la mano del petróleo, el gas, el ferrocarril y hoy la agricultura. Una ciudad pujante que a tenido momentos de gloria y otros difíciles como las privatizaciones y la falta de inversiones y de trabajo”, reflexionó Zottos.

Finalmente, agradeció a los inmigrantes, a los pueblos originarios y a los franciscanos que se establecieron en la zona y dijo que si bien se viven momentos difíciles, hay esperanza en que el Estado Nacional invierta en toda la zona en obras como el ferrocarril o el paso de YASMA para organizar la frontera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *