Expte. Nº 91-39.683/18 – 23/05/19 – Actividad del acompañante terapéutico – Ap. con modific. – C. D. en rev.

Autor: Cámara de Diputados

Proyecto de Ley en revisión, por el cual se regula el ejercicio de la actividad del acompañante terapéutico. (Expte. Nº 91-39.683/18, a la Comisión de Salud Pública y Seguridad Social)

Aprobado con modificaciones, el 02/07/2020

Cámara de Diputados nuevamente en revisión.

REGULACIÓN DEL EJERCICIO DE LA ACTIVIDAD DEL
“ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO”

Artículo 1º.- La presente Ley regula el ejercicio de la actividad del Acompañante Terapéutico.

Art. 2º.- El Acompañante Terapéutico es un auxiliar del equipo de salud con formación teórico-práctica, cuya función es brindar atención personalizada tanto al paciente como a su familia en la cotidianeidad, con el fin de colaborar en la recuperación de su salud, en su calidad de vida y en su reinserción social dentro de un marco interdisciplinario, bajo la supervisión y coordinación de los profesionales tratantes del paciente.

Art. 3º.- El Acompañante Terapéutico asiste a pacientes previa solicitud del médico general o especialista tratante o por disposición judicial, participando siempre en estrategias de tratamiento y en el marco de un equipo de salud, nunca como un servicio aislado, episódico o fragmentario. Se abstendrá de intervenir en aquellos casos en que no hubiere terapeuta o profesional a cargo del tratamiento, en el entendimiento que el ejercicio de la actividad del Acompañante Terapéutico constituye una labor auxiliar y complementaria en los dispositivos asistenciales.

Art. 4º.- Dentro de los alcances de la actividad del Acompañante Terapéutico se encuentran comprendidas, entre otras, las siguientes:

a) Colaborar con el profesional tratante en la orientación al paciente en su interacción con el medio, en la recuperación, estimulación o rehabilitación psíquica y en el enfrentamiento de situaciones conflictivas de la vida diaria.
b) Contener al paciente e intervenir en estrategias interdisciplinarias tendientes a evitar internaciones prolongadas y disminuir los riesgos de sus patologías.
c) Facilitar los procesos de inclusión social a partir del abordaje y estímulo de la capacidad creativa del paciente.
d) Aportar la información de su ámbito de incumbencia para el trabajo del equipo profesional, favoreciendo un mejor conocimiento del paciente.
e) Intervenir en estrategias tendientes a la resocialización del paciente.
f) Estimular la integración en el ámbito educativo de aquellas personas cuyas problemáticas requieran de una atención personalizada.
g) Asistir al paciente para lograr en éste un mayor dominio conductual en aspectos relacionados con su seguridad y protección.

Art. 5º.- El Acompañante Terapéutico, a efectos de ejercer su actividad, debe poseer capacitación habilitante y registrarse en el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Salta.

Art. 6º.- El Acompañante Terapéutico desempeña su actividad bajo tres modalidades:

a) Asistencia Institucional: comprende la labor en centros de salud, instituciones educativas, judiciales, sociales u otras de carácter análogo.
b) Asistencia Domiciliaria: comprende las intervenciones en el lugar de residencia del paciente y la internación domiciliaria.
c) Asistencia Ambulatoria: comprende el abordaje que se realiza fuera de instituciones y del domicilio del paciente.

Art. 7º.- Son deberes del Acompañante Terapéutico:

a) Prestar colaboración con el equipo o profesional tratante, ajustándose a las reglas de organización familiar o institucional que no atenten contra la terapia indicada para el caso.
b) Informar periódicamente al profesional tratante sobre la evolución del paciente.
c) Guardar secreto y sostener el principio de confidencialidad.
d) Mantener una relación estrictamente vinculada a su actividad durante el acompañamiento y asistencia, tanto con el paciente como con la familia.
e) Dispensar trato respetuoso, amable y considerado con el paciente y su familia.
f) Consensuar un encuadre laboral con el paciente y la familia del mismo.
g) Cursar las capacitaciones obligatorias que sean indicadas por la Autoridad de Aplicación.
h) Poner en conocimiento del equipo tratante y, en su caso, de las autoridades competentes, toda situación que pueda interpretarse o entenderse contraria a derecho en perjuicio del paciente, en particular las relacionadas con protección contra la violencia familiar.
i) Respetar la voluntad del paciente cuando sobreviniere su negativa a proseguir su atención. Debe comunicar de inmediato esta situación al médico tratante o a la autoridad competente.

Art. 8º.- Son derechos del Acompañante Terapéutico:

a) Participar en el equipo de salud y ser escuchados por los responsables del tratamiento en cuanto a sus observaciones sobre el paciente.
b) Asumir un nivel de exigencia en la prestación, tanto en lo que se refiere a su complejidad como a su carga horaria, acorde con las incumbencias propias de su actividad.

Art. 9º.- Créase el Registro de Acompañantes Terapéuticos en el ámbito del Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Salta. Es función de dicho organismo controlar el ejercicio de la actividad de quienes se inscriban como acompañante terapéutico.

Art. 10.- El Ministerio de Salud Pública de la provincia de Salta o el organismo que en el futuro lo reemplace es la Autoridad de Aplicación de la presente Ley.

Art. 11.- Sin perjuicio del otorgamiento del registro, la Autoridad de Aplicación vela por el cumplimiento de las disposiciones previstas en esta Ley, su reglamentación y demás normas generales o específicas aplicables al caso, ejerciendo sobre los Acompañantes Terapéuticos la potestad disciplinaria o deontológica en lo que así corresponda.

Art. 12.- La inobservancia o el incumplimiento de las previsiones de la presente Ley por parte de los Acompañantes Terapéuticos, se tendrá en cuenta el Código de Ética de la Asociación de Acompañantes Terapéuticos de la República Argentina que faculta a la Autoridad de Aplicación a disponer las siguientes sanciones:
a) Llamado de atención.
b) Apercibimiento.
c) Suspensión de la matrícula.
d) Cancelación de la matrícula.

Art. 13.- El Poder Ejecutivo Provincial debe reglamentar la presente Ley.

Art. 14.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.